Receptores del gusto, nueva diana terapéutica para tratar la obesidad

En la regulación de la ingesta intervienen hormonas segregadas a lo largo del tracto intestinal, en cuya secreción actúan receptores del gusto regulados por la proteína G, parecidos a los existentes en la lengua. En los individuos sanos parecen actual inhibiendo la ingesta. Su alteración podría relacionarse con la obesidad, y por tanto podrían constituir un objetivo en el desarrollo de nuevos medicamentos.

Publicado en Trends in Endocrinology and Metabolism: http://www.cell.com/trends/endocrinology-metabolism/abstract/S1043-2760(12)00216-0#MainText

Colgado por Martín López de la Torre

Anuncios